Busca Industria Automotriz de México ampliar el mercado de autopartes

Meta de industria sustituir importaciones asiáticas y formar más proveedores automotrices.
Noticia
21 / Noviembre / 2018

La industria automotriz de México tiene hoy el reto ampliar el mercado de autopartes sustituyendo importaciones, luego de que el Tratado Estados Unidos, Canadá y México (T-MEC) incremento el valor de contenido regional del 62.5 al 75 por ciento obligando a las armadoras de vehículos a consumir más autopartes de la región a fin de competir con los mercados automotrices de Asia y Europa, afirmó el director de Comercio Exterior de Industria Nacional de Autopartes (INA) Alberto Bustamante.

Bustamante dijo en entrevista con el Clúster Automotriz de Jalisco,

“el acuerdo que entrará en vigor en enero del 2020 es favorable porque al aumentarse el valor del contenido de los vehículos y sujetarlo únicamente a la región Estados Unidos, Canadá y México, las armadoras de vehículos tienen que dejar de comprarle a los mercados asiáticos para comprar en los mercados locales” y en el caso de México para el sector de autopartes está condición se ha convertido en una oportunidad y en ventaja competitiva.

Indicó que esa negociación estratégica, coloca a la industria automotriz de Jalisco integrada principalmente por empresas de autopartes- y a México - con 43 plantas automotrices-, como la primera alternativa para desarrollar más proveedores y seguir creciendo en el ranking mundial de producción de autopartes con la posibilidad de pasar del quinto al cuarto lugar en la fabricación de autopartes de calidad en un país de bajo costo.

En la actualidad, por cada vehículo fabricado en Estados Unidos se tiene un contenido de cuatro mil 600 dólares en autopartes mexicanas, mientras que por cada vehículo fabricado en Alemania se tiene un contenido de aproximadamente cuatro mil dólares de autopartes de países de Europa del Este, lo que demuestra que el mercado automotriz de Norteamérica es competitivo.

El directivo del Comercio Exterior de la INA explicó que la fortaleza del sector automotriz de Norteamérica se ubica en la producción de autopartes que fabrica la industria automotriz de México luego de que se exportan 68 mil millones de dólares a Estados Unidos pero también se importan 24 mil millones de dólares de ese país, considerado el mercado más grande del continente Americano.

Según cifras de la INA, desde que se firmó el tratado a la fecha la producción anual de vehículos ronda en los 12 millones en Estados Unidos, 3.8 millones de vehículos se fabrican en México y 1.7 millones de vehículos en Canadá, lo que evidencia que jamás se dejaron de fabricar autos en Estados Unidos para fabricarlos en México pero se observa que Canadá ha perdido mercado en la fabricación de vehículos.

Bustamante explicó que otras de las ventajas del T-MEC es que las armadoras de vehículos tienen que cumplir con el 70 por ciento del total de las compras, incluido el acero y aluminio comprado en la región, lo que obligará a las empresas de industria automotriz de Norteamérica ha replantear su planes de negocios para disminuir costos y competir a escala mundial.

Agregó que otro de los aspectos del acuerdo que genero una polémica inicial es que el otro 40 por ciento del valor del vehículo se debe fabricar en plantas armadoras de la región donde se pagué a 16 ó más dólares por hora, tomando en cuenta que en Canadá se paga 19 dólares por hora trabajada, Norte de Estados Unidos a 20 dólares; Sur de Estados Unidos 16 dólares ; mientras que en México se pagan 2.5 dólares la hora laborada.

Bustamante aclaró que aún cuando existe una asimetría en el pago de hora trabajada de los tres países, en México desde hace 25 años se cumple con ese parámetro de la nueva negociación porque importa autopartes donde el costo de producción es trasladado a las armadoras de vehículos para su futura exportación.

“Esta medida que ya ocurre desde que se firmó el Tratado de Libre Comercio de Norteamérica”, trasladar el costo producción de la autoparte al lugar donde se arma el vehículo, explicó Bustamante quien señaló que el incremento del contenido regional del 75 por ciento se aplicará de forma gradual.

Bustamante concluyó que en el tema de las fabricación de autopartes existe la posibilidad de incrementar la fabricación de autopartes por lo que exhortó a las pequeñas y medianas empresas de la industria automotriz a prepararse y certificarse para aprovechar la oportunidad de crecimiento del sector.

El T-MEC incorporo siete Core Parts del automóvil (ejes, chasis, motores, sistema de dirección, sistema de suspensión, transmisiones, y baterías de litio) que deberán ser producidos en la región y cada una de ellas deberá tener las “Key Parts” hechas igualmente en la región y el promedio del VCR de todas ellas deberá ser mayor al 75 por ciento.